domingo, 22 de octubre de 2017

Cataluny, a punto de explotar.

      Catalunya puede explotar. DasWortgewand (Pixabay)

Tras el intento del Govern de acostarse monárquico y levantarse republicano, Catalunya, abandonada por más de 700 empresas y amenazada por el Estado español con la aplicación del Artículo 155, vive los prolegómenos de lo que podría ser una gran explosión. Miles de personas, 200.000 según la Guardia Urbana, se concentraron la noche del martes en Barcelona para pedir la puesta en libertad de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, presidentes de la ANC (Asamblea Nacional Catalana), y de Òmnium Cultural, encarcelados y acusados de un delito de sedición. Desde la sede de ambas entidades confirmaron querer “incrementar el nivel de movilización” durante los próximos días. Un planteamiento secundado por la CUP, quien pidió a través de su diputada en el Parlament, Mireia Boya, “salir a la calle y seguir en ella”, presionando a favor de la liberación de los dos presidentes de las entidades soberanistas. Los gritos lanzados el pasado martes por la “libertad de presos políticos” fueron  unánimes. El manifiesto del acto, leído por la actriz Silvia Bel, consideró “un gran error” el encarcelamiento de ambos dirigentes, ya que “pone en riesgo los valores democráticos” y apeló a “la intervención de las instituciones europeas”. La concentración estuvo apoyada por fuerzas políticas, como PDeCat, ERC, la CUP, Catalunya En Comú o Podem, y por fuerzas sociales como los sindicatos CCOO y UGT. Pero no sólo salieron a la calle los barceloneses. En Tarragona, Girona, Lleida, Puigcerdà, Villafranca del Penedès, Guissona, Reus o Vic, entre otros municipios catalanes, miles de personas tomaron igualmente las calles en repulsa por el encarcelamiento de Sánchez y Cuixart. Y, fuera de Catalunya, hubo concentraciones en Valencia, Palma de Mallorca, Mahón, en Madrid, e incluso en Londres. Mientras que el conseller de la Presidencia consideraba una “vergüenza democrática” que en España hubiera “presos políticos en pleno siglo XXI”. Jordi Turull subrayó que se trata de “dos personas inocentes” que fueron encarceladas por un “delito inexistente”, por decisión de un “tribunal incompetente”,  “heredero” del Tribunal de Orden Público franquista. Y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, afirmó, en una entrevista en El Punt Avui TV3, que dialogar con alguien que “encarcela a gente honrada es muy difícil”. No obstante, indicó que ellos no renunciaban al diálogo, pero que tampoco sustituirían “el mandato de los ciudadanos” de implementar la nueva república. En su opinión, el encarcelamiento de Sànchez y Cuixart “no tiene precedentes en ninguna democracia europea: las democracias no golpean a los votantes, no se llevan las urnas, no meten en prisión a líderes de entidades pacifistas”. 

Concentración contra el encarcelamiento de Sánchez y Cuixart.

200.000 personas, según la Guardia Urbana,  se manifestaron esa noche en las calles de Barcelona con miles de velas que iluminaban la Avenida Diagonal, exigiendo la puesta en libertad de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Esta masiva movilización se repitió en otros puntos de Cataluña, condenando la encarcelación de sus líderes soberanistas por un presunto delito de sedición. Una movilización permanente del independentismo que intentan mantener “hasta que los Jordis salgan de prisión”. Las defensas de los líderes de la ANC y de Òmnium Cultural, advierten a la jueza, Carmen Lamela, de que su entrada en la cárcel pone en riesgo la convivencia en Cataluña. Mencionan el daño que el encarcelamiento de ambos hará a la paz en todo el territorio. La magistrada no tiene en cuenta sus argumentos. Al contrario, siguiendo el criterio del Ministerio Público, representado por el fiscal, Miguel Ángel Carballo, ordena que ambos permanezcan encarcelados de forma preventiva. Y deja libre al 'major' de los Mossos, Josep Lluís Trapero, a la espera de ampliar la causa abierta por los incidentes del 20 y 21 de septiembre en las manifestaciones contra las detenciones de la operación Anubis. Jordi Sànchez, el único de los dos que decidió contestar durante los interrogatorios, en respuesta a su letrado, asegura que la ANC continuará luchando por la independencia de Cataluña a pesar de su entrada en prisión. Su declaración contrasta con la de Trapero, que, según algunas fuentes, acusó a la Guardia Civil de inflar sus informes. La reacción de las dos asociaciones a la decisión judicial no se hace esperar. Segundos después de conocer que serían enviados a Soto del Real, los perfiles en redes sociales comienzan a difundir imágenes de los dos dirigentes, solicitando su puesta en libertad con el mensaje '¡Els volm a casa!'. También circulan de forma casi automática vídeos preparados por Sànchez y Cuixart en previsión de su encarcelamiento y se convocan actos de protesta, el primero, una cacelorada a las 10 de la noche. Y, durante ese día, se registran paros de protesta en los centros de trabajo y una concentración silenciosa ante las delegaciones del Gobierno en Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona.

La gente grita  “Els volem a casa y ni un pas enrere” (“Los queremos en casa y ni un paso atrás”.)

La juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela,  dicta prisión sin fianza para Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, por un delito de sedición al promover las concentraciones de Barcelona del 20 y 21 de septiembre y apelar “a la resistencia” con el fin de “impedir la aplicación de la ley”. Y, ante la gravedad de los hechos y del delito investigado de sedición, con penas que pueden alcanzar los 10 años de prisión, la magistrada los envía a prisión. Considera posible la tentación de huida, además del riesgo de reiteración delictiva, “ya que viene operando dentro de un grupo organizado de personas” y la “alta probabilidad” de que puedan ocultar o alterar pruebas. Tanto Sánchez como Cuixat dejaron preparados mensajes grabados por si finalmente la jueza decide mandarlos a prisión. La finalidad última, según la juez, era conseguir la celebración del referéndum “y con ello la proclamación de una república catalana, independiente de España, siendo conscientes de que desarrollaban una actuación” al margen de la ley, “impidiendo la aplicación del ordenamiento jurídico en su conjunto” y, en particular, la norma fundamental: la Constitución. La juez recuerda, además, la actuación de Cuixart en Badalona (Barcelona) después de que la Guardia Urbana incautara unos carteles en apoyo al 1-O que se hallaban en el interior de un vehículo. Ese día, Cuixart y otras personas exigieron a los agentes la devolución de los carteles, a lo que éstos se negaron, por lo que el líder de Òmnium y el teniente de alcalde de la localidad, José Antonio Téllez, “sustrajeron del interior del vehículo oficial todo el material intervenido” e impidieron a los agentes recuperarlo. Sànchez y Cuixart ingresaron en la prisión de Soto del Real (Madrid), donde se encarcelan a los presos preventivos. Allí permanece encarcelado Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito del expresidente catalán investigado por la fortuna oculta de la familia en el extranjero. 

Los presidentes de la ANC, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

El delito de sedición contempla penas de hasta 15 años de cárcel a quienes “se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales”. Amnistía Internacional no cuestiona el fallo del Tribunal Constitucional sobre la ley de referéndum ni su aplicación, pero considera que, si bien convocar a manifestantes con el fin de impedir una operación policial lícita puede ser perseguido por considerarse una alteración de orden público, la presentación de cargos contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart por un delito grave como es la sedición y su prisión provisional constituyen restricciones excesivas de su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica. “Pedimos a las autoridades que retiren los cargos de sedición presentados contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart y que pongan fin de inmediato a su prisión provisional –declara Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España–. La sedición es un delito definido de una manera muy general que abarca una amplia variedad de actos, y que además puede comportar penas de hasta 10 años de cárcel”.
      Tecnología del botijo.

El cruce de cartas entre Carles Puigdemont y Mariano Rajoy, desvelan el poco interés de la Generalitat por proclamar la independencia y las prisas de la Moncloa por restablecer la legalidad. “El president de la Generalitat –escribe Jordi Mercader en El Español– parece tener bastante claro que una declaración de independencia le convertiría en un gobernante fuera de la ley. Por eso no lo hizo ni lo propuso ante el Parlament ni aceptó el primer requerimiento del gobierno español para aclarar una duda que ofende a la inteligencia. Si hubiera aprovechado la carta para precisar la inexistencia de tal proclamación, hubiera justificado la ira de la CUP, de un sector de ERC y de muchos miles de independentistas que se mantienen en el forzado juego de la distorsión voluntaria de la realidad para no romper la baraja de la ilusión. Y además, Puigdemont le hubiera hecho un favor al presidente Rajoy, muy necesitado de un retorno al redil constitucional cuanto antes mejor de los rebeldes independentistas, cómodamente instalados fuera del Estado de derecho desde primeros de septiembre cuando la cámara catalana aprobó la ley del Referéndum y la de Transitoriedad Jurídica. Rajoy se habría ahorrado con gusto la complejidad y los enigmas del artículo 155 y podría presentarse el ante sus socios comunitarios como un gobernante prudente. Nadie está para hacer favores. Todo lo contrario, Rajoy y Puigdemont pretendían especular con el factor tiempo, en sentido inverso. El presidente catalán apostando por ganarlo, esperando la deseada mediación internacional  para imponer un diálogo de igual a igual, confiando en una oportuna turbulencia financiera que acabe por arruinar los días felices de la deuda española y le fuerce a aceptar aquella mediación. El presidente español tenía prisa por demostrar a Bruselas y al mundo que se ha restablecido la normalidad jurídica con el menor coste posible de crédito democrático y que el diálogo va a desarrollarse en el Congreso de los Diputados y en su comisión de estudio constitucional. Rápido, rápido antes de que cunda el pánico en la Unión Europea, bien sea por el temor al contagio político de las reivindicaciones catalanas o por la explosión de una crisis del Euro. Por eso su carta de respuesta elude cualquier otra hipótesis que no sea la sumisión a la ley y, de paso, niega las raíces históricas del conflicto catalán”.

Dibujo de Lluis Grañena.

El jueves, 19 de octubre, el president catalán, Carles Puigdemont, contestaba nuevamente por carta al presidente del Gobierno Central, Mariano Rajoy,  al poco tiempo de cumplirse el plazo exigido por el segundo para aclarar si se declaró la independencia de Cataluña el pasado martes 10 de octubre en el Parlament. El líder nacionalista reconocía, en el último párrafo, que no se había declarado, ya que afirmaba que si se aplicaba el artículo 155, como estaba amenazando Madrid, forzaría la votación en el Parlament para aprobar la declaración de independencia. Para el Gobierno central tampoco esta carta atendía al requerimiento solicitado y seguía con los trámites para aplicar la suspensión de la autonomía catalana. A las 10 de la mañana vencía el plazo dado por el Gobierno para que los independentistas descartasen la declaración de independencia y volviesen a la legalidad. Y amenazaba con activar el artículo 155, tras la “ambigua respuesta” del Govern. Lo que, para Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, supondría “liquidar los últimos elementos que quedaban de autogobierno pleno” en Cataluña y era un motivo para “proclamar ya la república”. Por el contrario, el Ejecutivo de Mariano Rajoy consideró que Puigdemont no había respondido a su requerimiento y siguió adelante con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, aunque no aclaraba cómo lo haría.

       Iglesias lamenta la dinámica epistolar entre Rajoy y Puigdemont.

Por su parte, tanto Pablo Iglesias, de Podemos, como Xavier Domènech, de El Comú Podem, lamentan la dinámica epistolar entre Rajoy y Puigdemont. “La gente está cansada de una dinámica de cartas y comunicados que no aporta ninguna solución”, señala el líder de Podemos. “La cuestión catalana requiere de una solución, no requiere de cartas ni comunicados. Y creo que no están viniendo soluciones ni por parte del Gobierno español ni por parte del Gobierno de la Generalitat”. Tanto Iglesias como  Xavier Domènech consideran que Puigdemont sí ha contestado al requerimiento del Gobierno y que ha dejado claro que no hubo declaración unilateral de independencia. No obstante, a ninguno de los dos les gusta el último párrafo en el que el president advierte que convocará una votación para proclamar la independencia, si el Gobierno sigue adelante con el artículo 155. “El problema es que se están utilizando cosas mayores como forma de amenaza”, comenta Domènech desde los pasillos del Congreso. El líder de Podemos además advierte de las consecuencias que tendrá el aplicar de forma efectiva el artículo 155. Iglesias explica que esta medida lleva al país a un “terreno inexplorado” en el que se pondrá en cuestión la autonomía de los territorios y que no servirá para hacer cambiar de opinión a los ciudadanos.  Y reitera que su apuesta es pasar por la apertura de un diálogo concreto que lleve a pactar un referéndum con garantías para Cataluña. El dirigente asegura que él no quiere que los catalanes se vayan de España pero añade que esto no se puede imponer por la fuerza.

Un millar de empresas salieron de Cataluña desde el 1-O. 

Mientras tanto, en el mundo empresarial, ante el miedo al vacío y empujados por el mismo Gobierno central, un reguero de grandes grupos empresariales que anunciaban el traslado de su sede fuera de Cataluña fue continuo desde la celebración del referéndum del 1-O.  Sobre todo cuando el Gobierno español, primer interesado en este cambio, autorizó agilizar el procedimiento de las mismas. Una de las últimas grandes firmas en anunciar su marcha fue Codorniu, que puso rumbo a La Rioja. Antes, gigantes como Caixabank y varias de sus grandes filiales, Banco Sabadell, Gas Natural Fenosa, Abertis, Catalana Occidente, Colonial o Planeta confirmaron su salida de la región catalana, aludiendo  “la inseguridad jurídica generada por el desafío independentista”. Centenares de pequeñas y medianas empresas también protagonizaron su éxodo. La patronal de las pymes ya avisó de que “el precio de estos movimientos se pagará en términos de PIB y empleo”. Según cuenta David García-Maroto, redactor del Independiente,  “la desbandada tiene cifras concretas que asustan. Desde la celebración del referéndum del 1-O, centenares de compañías procedieron a cambiar su domicilio fuera de Cataluña, según confirman a fuentes de los Registros Mercantiles catalanes. Hoy, según fuentes oficiales, ya son 917 las empresas que han trasladado su sede social a otros lugares de España. Supone un ritmo de más de 50 empresas al día, teniendo en cuenta que los registros han estado abiertos 21 días desde el 1-O, descontando los fines de semanas y la festividad del 12 de octubre. En la primera semana posterior a la consulta y a las cargas policiales para evitarla, los registradores tramitaron  el cambio de domicilio social de un total de 219 empresas, todas ellas a otros registros mercantiles, fuera de Cataluña. Desde entonces, las salidas se han acelerado. Sólo el 10-O –el día en que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acudió al Parlament para declarar la independencia (o no) y dejarla en suspenso– fueron un total de 177 las que solicitaron en todos los registros mercantiles el traslado de su sede a otras regiones. Y al día siguiente –cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, activó el artículo 155– sólo en los Registros de Barcelona y Girona se sumaron al éxodo otras 135 compañías más”. 

También el Grupo Planeta cambió su sede social.

Estas fueron las principales empresas que sacaron su sede social de Cataluña por el proceso independentista: Abertis, Adeslas, Aguas de Barcelona (Agbar), Arquia Banca, Applus, AXA Seguros, Ballenoil, Banco Mediolanum, Banco Sabadell, Bimbo, Caixabank, La Caixa d'Enginyers, Catalana Occidente, Cellnex, Codorníu, Colonial, Divina Pastora, DOGI, DVD Dental, eDreams, Eurona, Gas Natural Fenosa, Gesiuris, Grupo Planeta, GVC Gaesco, Idilia Foods, Indukern, Industrias Ponsa, Klockner, Lleidanet, MGS Seguros, MRW, Natur House, Oryzon, Proclinic, San Miguel, Sanantur, Service Point, TAB Spain, Torraspapel, Trea Asset, Vidacaixa, Pastas Gallo, Laboratorios Ordesa, Inmobiliaria Servihabitat, Pangea Oncology, la aerolínea Volotea… Una fuga de empresas puede poner en peligro la economía de Cataluña por el desafío soberanista llevado al extremo. De las 7 compañías catalanas que cotizaban en el Ibex hace unos días, sólo queda ahora una, Grifols, la cual también está meditando su marcha de la región catalana. Codorníu Raventós llevaba cinco siglos funcionando en Cataluña. La emblemática marca de cava se suma al éxodo empresarial con el cambio de su domicilio social a La Rioja. Según el comunicado remitido, el consejo de administración de Unideco, empresa 'holding' del grupo Codorníu, la decisión se debe a la incertidumbre política y jurídica en la que se encuentra sumida Cataluña. La siguiente podría ser su gran competidora, Freixenet. Al éxodo empresarial de Cataluña podría sumarse Lidl. También la cadena de supermercados de origen alemán medita cambiar su sede social “atentos a la evolución socio-política”. Los datos oficiales, según el Registro Mercantil, confirman que, desde el referéndum del 1 de octubre, son más de 900 las empresas que han abandonado Cataluña.

      Xavier Gabriel, dueño de la administración de lotería La Bruixa D'Or, traslada la sede social de sus negocios a Navarra y la sede fiscal a Madrid.

Por otra parte, la actividad turística cayó un 15% en el último medio mes en Cataluña y las reservas hoteleras, un 20% para lo que queda de año, según datos de la patronal turística Exceltur. Las pérdidas pueden rondar los 1.800 millones de euros, pero no afectan a otros destinos españoles. La caída de ventas afecta a otros sectores, según reflejan varias fuentes. Las ventas de coches cayeron un 30% en dos semanas en Barcelona y las operaciones inmobiliarias han sufrido un frenazo debido a que los inversores paralizaron transacciones hasta que la tensión se rebaje. El pequeño comercio se ha hundido un 11% en Barcelona y teme más huelgas. Luis de Guindos cifró en medio punto del PIB el coste para la economía española de la “incertidumbre derivada de la situación en Cataluña”. El ministro de Economía dijo: “En circunstancias normales la desaceleración de la economía española hubiera sido mucho más reducida”, de tres décimas en lugar de ocho, tal y como consta en el plan presupuestario remitido a Bruselas para 2017 y 2018. Recordó que la economía catalana representa cerca del 20% del PIB nacional y subrayó que, si la situación en Cataluña “se revierte”, podrían mejorar las previsiones. Pero, por el momento, el éxodo de empresas continúa. La Bruixa D'Or, la administración de lotería que más vende en España, cambiará su sede de Sort a Navarra y su domicilio fiscal a Madrid. Su propietario, Xavier Gabriel, explica la decisión por el “boicot” de un sector del independentismo y por las “falsedades” que se han dicho sobre él. Pastas Gallo, propiedad de la familia Espona, también anunció el cambio de domicilio social de Granollers a Córdoba. “Necesitamos –explicó la empresa– operar en un ambiente de estabilidad”. 

  Oriol Junqueras: “Las empresas se van porque la Policía golpea a ciudadanos por querer votar” 

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, afirma en una entrevista en ‘El Punt Avui’ de TV3 que las empresas se están yendo de Cataluña, no por la inseguridad jurídica de la deriva soberanista, sino porque la Policía “golpea a ciudadanos por querer votar”. El líder independista declaró: “Estamos viendo en televisión una gran capital europea donde se golpea a los ciudadanos por querer votar. A cualquier demócrata del mundo, cuando ve que golpean a los ciudadanos, no le genera simpatía”, y  añadió que otra de las razones es la “presión” que está ejerciendo el Gobierno. El vicepresidente de la Generalitat niega cualquier consecuencia negativa de la crisis política sobre la economía de Cataluña, aportando datos del puerto de Barcelona o del aeropuerto de El Prat. Según añade, la comunidad “lleva cuatro trimestres seguidos con récord de inversión extranjera, récord de exportación, de Producto Interior Bruto”.  Junqueras, sin embargo, añade que “hay 260.000 empresas en el país que no han tomado esta decisión de marcharse”. Y afirma que tienen un mandato muy claro, cumplir lo que los ciudadanos decidieron el 1-O. “Lo que haremos –insiste– es trabajar para constituir esta república porque es lo que los ciudadanos nos han pedido”. Junqueras valora que el encarcelamiento de los líderes de Òmnium Cultural y la ANC “no tiene precedentes en ninguna democracia europea: las democracias no golpean a los votantes, no se llevan las urnas, no meten en prisión a líderes de entidades pacifistas”… 


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunciaba el pasado lunes su “rechazo frontal” a la prisión preventiva decretada para el presidente d’Ómnium Cultural, Jordi Cuixart y para el de ANC, Jordi Sánchez, considerándola una “barbaridad”. Colau advierte que la petición de la fiscalía es “totalmente injusta y un gran error” y una posición que “aleja el diálogo”. Por ello tomó la decisión de suspender la actividad institucional del ayuntamiento durante dos días en señal de protesta por el encarcelamiento y en solidaridad con Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Ada Colau lee una declaración institucional suscrita los grupos de BComú, PDeCAT, ERC y la CUP, en la que  piden la puesta en libertad de los presidentes de Òmnium Cultural y de la ANC, calificados de “presos políticos” y acusados de sedición. En la declaración conjunta, asegura que “la existencia de presos políticos no tiene cabida en la UE”, llama a la ciudadanía a continuar defendiendo sus derechos de forma pacífica y reclama que se paralice la vía de la judicialización y se apueste por el diálogo.

      El Intermedio pone cara a los vecinos del 13, Rue del Procés.

'El Intermedio', con El Gran Wyoming a la cabeza, sigue exprimiendo al máximo el conflicto político catalán para dar forma a un programa que está ofreciendo datazos de audiencia día sí y el otro también. El último chascarrillo al respecto del asunto, ha sido la comparación de la política independentista en Cataluña con el “13 Rue del Percebe”. La famosa historieta de Francisco Ibáñez ha sido comparada con al Parlament, para deleite de los espectadores del programa de La Sexta. “Llamadme vintage, pero a mí los independentistas cada vez me recuerdan más al famoso tebeo '13 Rue del Percebe’ ”, adelantaba el presentador. “En el ático, vive Carles, presidente de la Comunidad. Justo debajo está Oriol, el típico vecino que no da problemas pero que está deseando quedarse con el ático de Oriol”. Con un montaje muy del Paint pero efectivo como pocos, el presentador baja un piso más hasta llegar al “conseller Santi Vila, el más criticón de todos, sobre todo con sus vecinos de arriba”. Ya en el 1º izquierda, muy a la izquierda, viven los de la CUP, “que no pagan alquiler porque han ocupado la vivienda”. Por último, “a pie de calle, está Jordi, el líder de la Asamblea Nacional Catalana”. En este edificio, siempre abre al cartero comercial, y “les encanta todo lo que sea meter una papeleta en una ranura”. 

      El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, preside en La Moncloa la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros.

“Mariano, el más duro, ignora que el incendio de Cataluña puede ser aún mayor que el de Galicia”, titula Enric Sopena en El Plural.com. “Fiel a su perfil, Mariano Rajoy Brey dejó pasar todas las señales de humo que durante muchos años anunciaban problemas en Cataluña. Cuando aparecieron las llamas, delegó en los jueces y, aunque voces sensatas le advirtieron que la maquinaria judicial es imparable y que los problemas políticos se resuelven entre políticos, siguió impertérrito. Eso sí, enviando a las fuerzas de seguridad para inmortalizar la foto de su mano dura frente a esa mala gente. Del mismo modo que Quijote veía gigantes en los molinos de viento, Rajoy transforma a ancianas y niños en feroces insurrectos. La desproporción de la respuesta de Moncloa ha sido patente, sin minusvalorar la mala intención e ilegalidad de los independentistas ya que, con tácticas de manual, pusieron a personas vulnerables en situación delicada. Con el entusiasta brazo armado de la Fiscalía General del Estado pendiendo del intervencionista Gobierno central, se ha llevado la escalada hasta el despropósito de ingresar en prisión de a los responsables de Omnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana (ANC). Del mismo modo que Quijote veía gigantes en los molinos de viento, Rajoy transforma a ancianas y niños en feroces insurrectos. Se les acusa de sedición para espanto de destacados juristas consultados que consideran que, en este caso, sólo se podría hablar de indicios circunstanciales y esos indicios se resuelven en juicio. Otra cosa es que aclaren el origen del dinero que estos dos Jordis, Sánchez y Cuixart, estaban manejando, añade un eminente experto en Derecho Constitucional. Pero, las llamas, en vez de apagarse, se avivan. No olvidemos que a Rajoy Brey la corrupción había hecho trizas su imagen y que sus asesores han podido encontrar una salida de película al presentarlo como un político severo, castigador de malvados y salvador de España. Acaso, con la ayuda del corifeo mediático de sus leales periodistas, el gallego Mariano suba como la espuma en las predicciones de voto y, cuando llegue el momento oportuno, podría anunciarse una cita electoral. Mientras, la convivencia en Cataluña se deteriora aceleradamente y el futuro económico se dibuja muy negro. Este incendio corre el riesgo de ser mayor que el de Galicia”.

Editorial del periódico: “A Chance to Defuse the Catalonia Crisis”.

En un editorial publicado el pasado jueves, el diario estadounidense The New York Times pide  “una oportunidad para solucionar la crisis de Catalunya”. Una oportunidad basada en un proceso de diálogo en el que se ofrezcan “concesiones, o al menos señales conciliadoras, que puedan alejarles del precipicio”. El diario considera que la situación “empezó a salirse de control” con la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de aplicar el artículo 155 por la “amenaza” del president de la Generalitat de declarar la independencia.  “No hay dudas de que el señor Rajoy tiene la legalidad de su lado”, dice The New York Times, que remarca que, a pesar de tener la legalidad de su parte, las decisiones el Gobierno “solo han servido para arrinconar a Puigdemont”. El periódico insiste en que “La puerta aún no está cerrada”, y reclama un paso atrás por parte del Gobierno central y por parte de la Generalitat de Catalunya. “Es el momento de mostrar un verdadero liderazgo”.

Foto, según El País: “Las empresas de Cataluña abren cuentas fuera y paran inversiones”.

Antonio Tello, desde Argentina, escribe sobre el autosaqueo de Catalunya: “Quizás sea una anomalía nacionalista, pero el catalán debe ser el único pueblo que se saquea a sí mismo. En manos de un grupo de aventureros que busca el modo de tapar las miserias de sus corruptos patricios, la Catalunya de hoy no tiene más horizonte que el de la pobreza y no porque ‘España les robe’, sino porque los propios burgueses catalanes abandonan el barco que se hunde y con él la marinería de bajo rango (los trabajadores), incluida en ella tanto los inocentes del disparate como los que enarbolarán la senyera hasta el final, con la esperanza de que ésta los salve de morir ahogados. Hoy, una amiga me decía, ‘en casa somos tres hermanos y los tres pensamos diferente, salvo en dos cosas: una, que no sabemos cómo terminará y la otra en que cualquiera sea la solución como mínimo saldremos más pobres’.
El rey se pasea, desnudo.

Enric Marín escribe, en El Periódico de Catalunya, el artículo: “El rey está desnudo”, en el que destaca: “En la película El séptimo sello de Bergman hay una escena en la que un personaje dice: ‘Por más que gires sobre ti mismo, al final el culo siempre lo tienes detrás’. Dudo de que Rajoy o Sáenz de Santamaría valoren la obra del cineasta sueco, pero seguro que no les vendría mal conocerla. Podrían entender que aplicar la plantilla vasca a la sociedad catalana es garantía de fracaso. Y eso es exactamente lo que los poderes de Estado están haciendo con tozudez digna de mejor causa. El grave error de apreciación de Aznar y la FAES sobre la sociedad catalana ya se produjo en el cambio de siglo. Y a partir del 2006, Rajoy ha aplicado el principio de intentar humillar a Catalunya para obtener y mantener la hegemonía en España. Hasta ahora le ha ido bastante bien. Pero todo tiene un límite. No es de recibo que el mismo político que rompió el pacto constitucional en Catalunya entre el 2006 y el 2010 ahora recurra a la retórica vacía de la cordura y la legalidad constitucional. Ni el más sofisticado transformismo hace pasar a un pirómano por un bombero. (…) Con Sánchez haciendo de penoso porteador de Rajoy y Rivera haciendo de nuevo Lerroux, encantado de haberse conocido, el Gobierno del PP ya ha decidido pulsar el botón del 155. Ninguna sorpresa. De hecho, la detención de Sànchez y Cuixart instigada por la fiscalía ya ha sido toda una declaración de intenciones. Todo estaba planificado y programado, y los excitados plumíferos de la prensa dinástica española ya hace semanas que salivan ante el festín represivo. El clima mediático madrileño recuerda un poco la situación de falsa euforia creada antes de la guerra de Cuba. Ellos sabrán. Con la intervención del autogobierno y la declaración formal de la independencia entramos en un nuevo ciclo represivo con consecuencias difíciles de prever. Sabemos, sin embargo, que para la UE el límite a la represión no son los derechos humanos sino la estabilidad del euro y la gestión de la deuda del Reino de España. También que la política del miedo aplicada a la sociedad catalana es un bumerán en términos políticos y un tiro en el pie en términos económicos. Sabotear la economía catalana es provocar la quiebra de la economía española. Tiempo al tiempo. El viento de cola que ha favorecido el crecimiento económico de los últimos años tiene fecha de caducidad. Por otra parte, alineándose con estudiado entusiasmo con el ‘a por ellos’, el rey Felipe VI se ha puesto a la altura de su bisabuelo Alfonso XIII. Vinculando su suerte a la de Rajoy, ha perdido todo margen. No es árbitro, es parte. Él y el régimen del 78 se pasean desnudos”.

Manifestación en  Barcelona para pedir la libertad de “los Jordis”.

El Gobierno justificó ayer la aplicación del 155 por “el serio deterioro del bienestar social y económico en Cataluña”.  Su objetivo era cesar al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y a todos los consellers, y convocar elecciones en Cataluña antes de seis meses. Rajoy insistió en que el fin era restaurar la legalidad; asegurar la neutralidad institucional; mantener el bienestar social y el crecimiento económico; y garantizar los derechos y las libertades de todos los catalanes. El texto acusaba al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, “máximas autoridades gubernamentales y parlamentarias” de un “incumplimiento manifiesto, contumaz y deliberado (...) a través de la puesta en marcha de un proceso de secesión”. En el mismo, el Gobierno usaba el 155 por “desobediencia rebelde y consciente” de la Generalitat, pactando con Sánchez y Rivera elecciones en Cataluña el 28 de enero y aprobando la intervención completa de Catalunya para cesar al Govern y convocar elecciones. Por su parte, los independentistas se dieron cita al atardecer  en las calles de Barcelona por el art. 155. El Govern en pleno encabezó una protesta que, en principio, estaba convocada para pedir la libertad de Sánchez y Cuixart y que se convirtió en una muestra de rechazo a la aplicación del artículo por el que “el Gobierno se ha cargado la democracia”. Mireia Boya, la diputada de la CUP en el Parlament propuso que, si se aplicaba el 155, el Govern abandonase Cataluña y se exiliase en  Perpiñán.

Forcadell acusó al ejecutivo del PP de realizar un “golpe de facto”.

Las fotomontajes de la semana:

En la portada de El Jueves, un Rajoy furioso le exige con el dedo índice en alto a Puigdemont que “vuelva a la legalidad”. Detrás del presidente del Gobierno, personajes públicos como Bárcenas, Correa o Barberá, representando la larga lista de casos de corrupción en las que están inmersos los políticos del PP.

    
Otras portadas de El Jueves. Bomberos no tenemos, pero empresarios amigos del político de turno para sacar tajada de la desgracia no nos faltan.

  
 Los gobiernos que recortan en prevención de incendios son gobiernos pirómanos. Todo nuestro apoyo a Galicia, Asturias y Portugal.

 Aznar exige mano de hierro a Rajoy o que se vaya.


-Activa la DUI
-No, activa tú primero el 155
-No, tú primero
-Tú primero, tonti
-Venga, los dos a la vez, a la de tres
(Anacleto Panceto @Xuxipc)

Tremending Jordi Cuixart, una mezcla de Felipe VI y Willy Toledo.


Buenos díeeehhh... ¡Madre mía, ese 155!  Deberíamos darle un plazo a Rajoy para que declare si España es independiente o depende de la Merkel.




El Rey Felipe VI preparando su pedagógico discurso acerca del conflicto en Cataluña y su solución dentro del marco constitucional.

El 155 sobre ruedas.

El humor de esta semana: Atxe, Forges, Peridis, El Roto, Vergara, Pat, Kap, Manel F, La Boca del Logo, Faro C. Da Col…






















Pep Roig, desde Mallorca: Vamos a contar mentiras, Tiempo, caza y pesca entre amigos, Cuidado con pensar, Ahí me las den todas, Como del cerdo, de la política de todo se saca provecho… 






La acusación de sedición para los dos ‘Jordis’ provoca espanto entre destacados juristas ¿Quiénes son Jordi Sanchez y Jordi Cuixart?
Cacerolada en Barcelona: Estamos protestando contra el gobierno de España Concentració en suport a Jordi Sànchez i Jordi Cuixart a Vic El pasado miércoles, durante la sesión de control al Gobierno, los diputados de PDeCAT y de Unidos Podemos exhibieron, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, carteles en castellano, catalán e inglés pidiendo la libertad del presidente de la ANC, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. Ambos están presos desde el lunes en Soto del Real, acusados de sedición por las manifestaciones independentistas en Catalunya previas al referéndum del 1 de octubre. La presidenta de la Cámara, Ana Pastor, les llamó al orden y les instó a cesar la protesta con la frase: “Aquí se defienden las ideas con la palabra, no con el espectáculo”. Diputados de Unidos Podemos y PDeCAT muestran carteles por la liberación de los "presos políticos".
  LATE MOTIV - Monólogo de Andreu Buenafuente. “España es vintage” | #LateMotiv288
Polònia | 452 | 19/10/2017